Un vistazo a la saga Legacy of Kain

 

Legacy of Kain es una de las sagas más memorables del mundo de los videojuegos. Reconocida por todos debido a su estilo narrativo, aspecto visual, y un trabajo de doblaje de altísima calidad en su versión original.

En España pudimos disfrutar de cuatro entregas, de las cinco que hubo, localizadas en español. Las susodichas varían respecto a su calidad, debido en su mayor parte a que la saga fue cambiando de estudio casi en cada entrega, a lo cual hay que sumar los problemas que se presentan a la hora de localizar un videojuego (se trabaja como se trabaja…), lo cual nos ofrece resultados dispares.

En esta ocasión, echaremos un vistazo a lo que nos ofrecieron las versiones españolas de estos títulos.

 

 Soul Reaver

 

Soul Reaver fue el segundo juego de la saga, pero el primero en llegar localizado en español. El estudio encargado de la localización fue D.L. Multimeda, el cual empleó a su plantilla habitual para formar el reparto.

En el reparto protagonista contamos con Carlos Salamanca como Raziel, Enrique Santarén como su némesis Kain y Antonio Cobos como el enigmático Dios Anciano.

En el de secundarios contamos con la participación de actores como Pedro Tena (Moebius y Morlock), Marisa Borregón (Ariel), Abel Navarro (Zephon y Dumah) y Javier Gámir (Melchiah), entre otros.

El título cuenta con un doblaje memorable, uno de los mejores de su tiempo. Las interpretaciones de los actores se adecuan como un guante al devenir de los acontecimientos, manteniendo el tono teatral de los diálogos originales.

Resaltando, por ejemplo, a Carlos Salamanca, el cual hace un gran trabajo interpretando a su personaje, con entonaciones adecuadas según la situación. En particular se alza soberbio en la introducción del juego, relatando la historia de muerte y renacimiento de su personaje. Una narración inolvidable. O Enrique Santarén, el cual dota a Kain de un gran carisma con un registro de voz realmente elegante.

 

 

 

Soul Reaver 2

 

Posteriormente pudimos disfrutar de Soul Reaver 2. En esta ocasión, por algún motivo, no volvieron a confiar en el estudio D.L. Multimedia para realizar el trabajo, dejando dicho honor al estudio Pink Noise.

El reparto del dúo protagonista fue sustituido. Para la ocasión, contaron con actores más conocidos por el público debido a su participación en gran cantidad de material audiovisual. De este modo, Raziel tendría la voz de Alejandro (Peyo) García, y Kain la de Rais David Báscones.

En lo referente a los personajes secundarios, dos de ellos pudieron conservar sus asignaciones de la primera entrega. Pedro Tena recuperó a Moebius, y Antonio Cobos al Dios Anciano, aunque ninguno de los dos sonaría de la misma forma. El resto de personajes, nuevos y viejos, recibirían nuevas asignaciones.

Un simple vistazo al reparto del juego es suficiente para darse cuenta de que, en efecto, es un gran reparto, formado por actores más que conocidos. Sin embargo, si el motivo del cambio de estudio de grabación fue para contar con voces más ‘famosas’, el tiro les salió realmente mal: El resultado final fue simple y llanamente mediocre. Lo cual es sorprendente viniendo del estudio que nos dio doblajes tan buenos en aquellos años, como Jak and Daxter: El Legado de los Precursores, Age of Mithology o Ratchet and Clank.

 

En esta profesión, sobre todo cuando se trata de videojuegos, aparecen grandes trabas que impiden a los actores realizar su trabajo de la forma más eficiente posible. No siempre cuentan con lo necesario, o incluso lo mínimo, para ser óptimos. Soul Reaver 2 es a la fuerza uno de los mejores ejemplos.

En este juego, los actores parece que actúan totalmente a ciegas. Da la sensación de que ni siquiera les proporcionaron el audio original para trabajar, solo un guión. Si no, uno no se explica por qué unos actores tan buenos hacen un trabajo tan mediocre.

Explicaría por qué faltan parte de las muecas de los personajes (no aparecían por escrito), y por qué prácticamente nada concuerda con lo que se escucha en la versión original.

De hecho, casi todo momento intenso en la versión original se vuelve agrio en la versión española.

Poniendo algunos ejemplos.

 

Video compativo con escenas en inglés y español.

 

La escena en la que Raziel sostiene en brazos a un moribundo Janos Audron. En un momento, Janos dice: Quizá era esto lo que me proponía: salvar tu vida esta vez.

A lo cual Raziel responde, casi sollozando: Mientras yo te arrebato la tuya.

Esto en la versión original. En la versión española toda la escena ambos personajes hablan como si no estuviera ocurriendo absolutamente nada. En ningún momento da la sensación de que a uno de los dos personajes le acaban de arrancar su corazón (literalmente), y el otro se lamenta debido a, por partida doble, su incapacidad para salvarle y el tener que afrontar la verdad sobre la identidad del hostigador del crimen.

Durante la misma escena, a Janos le cuesta hablar, pero no en la versión española, donde el personaje sigue hablando con total tranquilidad.

En la escena final del juego, Raziel es ensartado por la Segadora de Almas. En la versión original, cuando no hay un monólogo interno, a Raziel se le nota claramente que le cuesta hablar, que siente un dolor espantoso. Se le nota angustiado, desesperado. En la versión española Raziel no parece sentir absolutamente nada, se limita a leer sus frases con una monotonía pasmosa.

Cuando Kain extrae la segadora del cuerpo de Raziel, este pega un grito desgarrador que cala hasta los huesos. En la versión española se oye un sonido gutural (imaginemos que en el guión ponía algo como ‘hacer sonido que parezca que te hayan extraído una espada’) que desde luego no es un grito ni se le parece en nada. Increíblemente no desentona con el resto de la escena, pero es un buen ejemplo de por qué parece que ni siquiera pudieron contar con el audio original, cualquier parecido con lo original es mera coincidencia.

 

Hay momentos en los que el doblaje del juego parece que da más o menos el tipo, pero son escasos.

La introducción del juego es probablemente lo mejor parado de todo el juego. La susodicha da la impresión de que se grabó por separado del propio juego. Esto se deduce no solo porque las interpretaciones están mejor, sino porque es la única vez en todo el juego en que se pronuncia el nombre de Kain como ‘Caín’.

 

 – Ahora lo veo todo claro, Caín.

– ¿Caín? ¿Quién es Caín? Yo me llamo Tipo de Incógnito.

 

Dentro del propio juego, la escena en la cual Raziel amenaza a Moebius para que le abra un portal de tiempo. El Raziel español suena relativamente convincente en esa escena.

 

Ahora entiendo cómo has intentado manipular toda la Historia en tu propio beneficio, pero ahora, todas tus pequeñas intrigas se desmoronan a tu alrededor ¿verdad? Todo porque decidí ejercer mi voluntad por una vez en lugar de obedecer las órdenes de hechiceros, espíritus y demonios que entonaban el mismo tedioso estribillo: ¡Mata a Kain!

 

Otras escenas que aguantan son… casi todas las veces que Kain hace acto de presencia. Kain es con mucho el que mejor parado sale de todo el asunto, y el único con diálogos y entonaciones creíbles.

Además, por algún motivo es el personaje que mejor sincronización labial tiene.

Y esa es otra. La sincronización labial de este juego es un maldito desastre. Los personajes terminan sus frases y se pasan varios segundos moviendo sus bocas sin decir nada. Y no es que ocurra un par de veces, es algo constante durante todo el juego.

Eso incluye al protagonista, que ni siquiera tiene boca. Todo el peso de la representación de sus emociones recae en su voz, la expresión de sus ojos y su lenguaje corporal, y en la versión española hay cientos de escenas en las que se nota, y mucho, que Raziel no tiene los diálogos sincronizados debidamente.

Probablemente la escena que más peca de falta de sincronía en general es el encuentro de Raziel con Vorador, la cual llega a un nivel vergonzoso.

 

En este juego los personajes dejan clara su afición a mascar pipas.

 

Por si no hubiera suficientes problemas, la calidad del audio de la versión española es una basura. Casi todos los audios suenan entrecortados y demasiadas frases ni siquiera terminan la última sílaba.

Las voces de los personajes también están desniveladas, todas suenan más bajo de lo que deberían. Por ejemplo, la reunión en la tumba de Guillermo. Es uno de los pocos momentos en los que el doblaje llega a destacar algo (por parte de Kain), pero queda empañado por el hecho de que las voces suenan muy bajas comparadas con el sonido ambiente.

 

 

El peor parado es el Dios Anciano, se escucha más bajo que el resto del reparto, tanto que a veces para poder entender bien lo que dice es recomendable quitar la música del juego. Por no hablar que ni siquiera le han puesto la correcta modificación de audio. Casi ni parece que el actor español del personaje es el mismo que el del primer juego.

 

El doblaje de Soul Reaver 2 es, a todos los efectos, una gran oportunidad perdida.

Que no se conservase el reparto protagonista de la primera entrega podría pasarse por alto (o no) si el resultado final hubiera merecido la pena, pero tristemente no fue el caso.

 

Blood Omen 2

 

 

Más tarde llegaría Blood Omen 2. Proyecto del cual se encargaría, de nuevo, Pink Noise. A diferencia de Soul Reaver 2, este proyecto pudo disfrutar de una digna, pero no perfecta, versión española.

Para esta entrega se mantuvieron las asociaciones de Soul Reaver 2: Rais David Báscones repite como Kain, Juan Luis Rovira como Janos Audron, y Ángel Rodríguez como Vorador.

Curiosamente, en la versión española se hizo una distinción clara entre la voz de Kain de ambos juegos. En Soul Reaver 2, Kain cuenta con una increíble voz gutural, mientras que en Blood Omen 2 Rais David Báscones utiliza un registro más normal y suave para el Kain más joven que aparece en esta entrega.

 

 

El juego cuenta con un buen reparto, y las interpretaciones en esta ocasión encajan bien con lo que se ve en la pantalla en la mayoría de los casos. También tiene sus problemillas, pero no es un mal trabajo en absoluto.

A nivel técnico el juego cuenta con una mejor calidad de audio que SR2, aunque en la introducción y el final se puede oír algunas frases entrecortadas. Lo más negativo en este aspecto es que, al final de algunas frases, se escucha un leve pitido, pero por suerte no es algo que arruine la experiencia.

 

Ahora una recopilación de algunos fallos técnicos y no tan técnicos.

– Hay un par de frases a lo largo del juego que parecen aceleradas, como si el take fuera muy largo y en vez de repetirlo se conformaron con acelerar el audio.

– En uno de los tantos eventos de fondo que ocurre en un escenario, un personaje femenino charla con un guardia Sarafan, ¡Pero el personaje femenino es interpretado por un actor, no una actriz!

– Los diálogos de Faustus durante su combate no los hace Luis Bajo.

– Cuando aparece Sebastian por primera vez, cayendo sobre su víctima, dice ‘¿Dónde te has metido?’. Esa frase no es suya, sino de Faustus (frase de combate). En esa escena no debería decir nada aún, solo soltar una carcajada.

– Probablemente la mayor pifia fue la que se cometió en la escena en la que Kain se encuentra con Janos Audron. En un determinado momento de la conversación, Janos Audron dirá un determinado diálogo que no le corresponde.

 

 ¿Entonces, he sido yo quien ha provocado esta guerra? A mí me han guiado paso a paso por el camino que hay llevado éste resultado. ¿Habrá sido todo esto un plan de los hylden desde el principio? No podía dejar de pensar en las consecuencias.

 

Ese diálogo en realidad le pertenece a Kain, el cual después lo repite, dejando al espectador bastante confundido.

Así tendría que haber quedado la escena:

 

– Kain: Lord Sarafan, fue él quien abrió el camino pero… ¿cómo?

– Janos Audron: Ah, ahora llegamos a tu papel en esta historia. Cuando escogiste destruir el Pilar del Equilibrio, provocaste un cataclismo a lo largo y ancho del mundo, suficiente para abrir una fisura entre las dimensiones.

– Kain (vo): ¿Entonces, he sido yo quien ha provocado esta guerra? A mí me han guiado paso a paso por el camino que hay llevado éste resultado. ¿Habrá sido todo esto un plan de los hylden desde el principio? No podía dejar de pensar en las consecuencias.

 

La sincronización de las voces es bastante correcta. Hay excepciones, como la primera reunión con Vorador, donde las voces parece que suenan antes de tiempo, no adecuándose a la velocidad de las animaciones, pero no es lo habitual.

De todas formas, parte de los problemas que pueda haber en la versión española sobre el tema también puede deberse al pobre modelado de los personajes, bastante inferior al de Soul Reaver 2. De hecho ni la versión original cuenta con una sincronía perfecta.

 

Defiance

 

Por último llegó Defiance, la última entrega de la saga. De nuevo, la responsabilidad de la localización cayó en las manos de otro estudio, en este caso de Synthesis Iberia.

El reparto protagonista en esta ocasión es representado por Tomás Rubio como Kain y Arturo López como Raziel.

Mientras que Arturo López realiza un trabajo encomiable como Raziel, Tomás Rubio no está a la altura, sonando tan monótono como de costumbre.

Hay que matizar que el doblaje de este juego es bastante bueno, probablemente el mejor de toda la saga junto al primer Soul Reaver. Sin embargo,  la incapacidad de Tomás Rubio de mostrar la más mínima emoción arruina el resultado final en su conjunto, dejando un protagonista que peca de inexpresivo, recitando casi todas sus líneas de la misma forma.

 

Dicen de mí que no tengo corazón

…pero nunca nadie había dicho que era inexpresivo.

 

Respecto al reparto de secundarios, hay un par de actores de los anteriores juegos que volvieron a trabajar en esta entrega, pero no realizan el mismo papel.

Pedro Tena no recupera a Moebius, siendo sustituido por Leopoldo Ballesteros. En su lugar, se encarga de Turel.

El otro actor que vuelve es Rais David Báscones, quién se encargó de interpretar a Kain en las dos entregas anteriores. Sobra decir que no repite en su papel. Tomás Rubio, en su afán acaparador, se encargó de quitarle de en medio y quedarse con el papel protagonista.  De este modo, como si le estuvieran tirando las sobras, se encargaría de Vorador en esta entrega.

Para hurgar más en la herida, Rais David Báscones interpreta a Vorador con el mismo registro que usaba para Kain en Soul Reaver 2. Y eso no es todo, el personaje encima tiene esta infame línea de diálogo:

 

Vorador: Soy el último de mi estirpe… y cuando los cazadores de Moebius me encuentren, todo habrá sido para nada.

– Raziel: Te olvidas de Kain.

-Vorador: Ah, sí… Kain. Temo que lleva sobre sus hombros una carga mayor de la que cree.

 Casi da la impresión de que se ensañan con él a posta.

 

A nivel técnico el juego no presenta problemas… hasta las escenas finales, en las cuales se aprecian sonidos innecesarios después de unas determinadas frases. Un error incomprensible.

 

Sonidos raros.

 

En definitiva, el reparto realizó una gran labor en este juego. El juego cuenta con buenas interpretaciones por parte de todo el mundo, menos de Tomás Rubio, el cual no está a la altura de sus compañeros.

Se destaca a Arturo López, el cual realizó uno de sus papeles protagonistas más memorables (junto con Lucas Kane en Fahrenheit, y los elfos de sangre másculinos en World of Warcraft: The Burning Crusade). Leopoldo Ballesteros está fantástico como Moebius, y Salvador Serrano borda la faceta agresiva que despliega el Dios Anciano en esta entrega.

  • Kerouac

    Pues que quieras que te diga, Arturo López como Raziel a mí si me parece bastante regular. No digo que no le ponga ganas, pero esa voz nasal y esos gritos fingidos que pega durante el juego no resultan nada creibles y aunque es una actuación superior al insoportable Tomás Rubio, me quedo con Alejandro García como Raziel, a pesar de la nefasta dirección de ese doblaje. Eso no tiene discusión, Soul Reaver 2 está mal dirigido, pero Alejandro está muy por encima de los otros Raziel. Una buena dirección habría logrado hacer de este un doblaje para recordar, sin duda, pero no lo considero para nada tan mediocre como comentas, a pesar de que la V.O. es sublime. Curiosamente la voz de Raziel en inglés no me gusta nada…

    Arturo López hace un buen papel en Fahrenheit, es verdad, pero es otro actor de la escuela “Tomás Rubio”: voz nasal,poca variedad y forzado. Va bien para papeles secundarios, o para hacer de pervertido y cosas así. pero lo considero algo limitado como actor para darle papeles principales en videojuegos. Creo que le vendría bien tener más tablas en series con actores reales para que entone más. Pedro Tena y Héctor Garay son actores que desde que han empezado a oírse más en series, anime o dibujos, han mejorado un montón sus registros.